LO ÚLTIMO

Mwepu Ilunga y la jugada que salvo vidas

Zaire 0-3 Brasil (22-06-1974)

En el mundial de Alemania 1974, hace su primera aparición en un gran torneo la hoy conocida como República Democrática del Congo, antes Zaire.

Tras lograr su pase de manera exitosa al mundial teutón, el presidente y dictador Mobutu Sese Seko, colmó con todo tipo de agasajos a los jugadores de la selección. Coches, casas, viajes,  etc, y además prometió  que si el equipo hacia un mundial brillante les premiaría con un buen dinero. Pero la poca experiencia unida a la falta de calidad de los africanos no les ayudaría mucho.

2-0 en el debut contra los escoceses. El dictador desilusionado con la noticia  y aconsejado por sus asesores retira su palabra dada a los jugadores con respecto al dinero. Tal fue el palo moral entre el combinado zaireño que lleva a estos a plantearse si jugar el siguiente partido ante Yugoslavia. La poca convicción y la falta de profesionalismo de algunos jugadores les lleva a una derrota del todo humillante, 9-0. La guardia personal del dictador Mobutu se hace ver por la concentración zaireña con un mensaje aterrador: una derrota en el tercer y ultimo partido del grupo contra los brasileños por mas de 3-0 haría que fueran ejecutados. Con ese handicap hace su presencia en el estadio de Waldstadion de Fráncfort el 22 de junio del 74 la selección del Zaire, ante una Brasil plagada de estrellas mundiales y clara favorita en las apuestas para ganar por goleada. Sobre el minuto 80 de partido la selección canarinha ya ganaba por un claro 3-0. El colegiado señala una clara falta en la frontal del área africana y Rivelino especialista del combinado canarinho en golpes francos se dispone a ejecutar el lanzamiento. De repente y de manera inesperada un jugador zaireño Mwepu Ilunga, incrustado en la barrea, tras escuchar el silbido del colegiado, corre hacia el balón ante el estupor de aficionados y jugadores brasileños, golpeando el balón con inusitada violencia lo mas lejos posible de su área.

Muchos calificaron esta accion de salvajismo o ignorancia provocando las risas entre los espectadores y los propios jugadores contrarios, pero nadie sabía dentro de aquel estadio que por la cabeza de Ilunga rondaba la amenaza del dictador de matarlos a todos si encajaban aquel cuarto gol. Finalmente Brasil “solo” gano por tres goles a cero y todos volvieron con vida al Zaire. El bueno de Mwepu Ilunga paso a la historia  por protagonizar una de las jugadas mas curiosas y cómicas del fútbol.

EQUIPACIONES DE CHAPAS

Copa Mundial Alemania 74: Zaire

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.