LO ÚLTIMO

La camiseta de Cruyff

De todos es sabido el carisma de Johan Cruyff dentro y fuera del terreno de juego. Ahora que estamos en temporada mundialista os cuento una anécdota del jugador holandés.

Corría la primavera del año 1974 y ante la inminente llegada de la Copa del Mundo de fútbol en tierras germanas, la federación holandesa, se apresura a “vender” su zamarra al mejor postor. La multinacional del deporte adidas se acaba llevando el gato al agua y consigue uniformar a los tulipanes para el mundial. Johan se entera de la negociación y pide su parte del pastel a los federativos holandeses. Estos se la niegan, argumentando que la camiseta no es del delantero si no suya, a lo que el genio de Ámsterdam replicó que si, pero que la cabeza si era suya.

Todo aquel lío venía por que para entonces el jugador tenía firmado un contrato en exclusividad con la gran rival de adidas, puma, y ante el desplante de Johan a vestir adidas y con el mundial a la vuelta de la esquina saltaron todas las alarmas. Adidas recula y consiente en hacerle una camiseta “especial” al astro holandés. Él pasaría a llevar una camiseta con solo dos rayas en la manga y no las tres que la marca alemana ponía a sus equipaciones. Así pues sus compañeros lucieron las tres rayas en la elástica durante el mundial, mientras el solo llevaría dos.

Años después en la década de los 90 cuando entrenaba al Barça, era normal ver a los jugadores entrenar equipados con la ropa de la marca patrocinadora del club, la italiana kappa, mientras el observaba las evoluciones de sus pupilos con su propia marca deportiva.

¿Se imaginan ustedes hoy en día a cualquier jugador mediático lanzando un órdago a las grandes marcas deportivas que invierten millones de euros en los principales clubes de fútbol y saliéndose con la suya? Yo tampoco.

Johan Cruyff genio y figura.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.