LO ÚLTIMO

Jay Goppingen, el gol americano con acento alemán

Autor: Raúl Morán Casado (12 años)

Jurgen Klinsmann fue un gran delantero de la década de los ’90, que jugó en distinguidos clubes europeos de la talla de Stuttgart, Mónaco, Tottenham, Bayern, Inter o Sampdoria, y que gozó de una brillante carrera internacional, al anotar 47 goles con Alemania Occidental, récord superado únicamente por Gerd “Torpedo” Müller y por Miroslav Klose, y ganar el Mundial de 1990 y la Eurocopa de 1996. Lo que poca gente conoce es la increíble historia de sus últimos coletazos como futbolista en Huntington Beach, CA.

Con 40 años y ya retirado a nivel profesional, el bueno de Jurgen quiso descolgar las botas y jugar unos últimos partidos en E.E.U.U. Para ello, utilizó un seudónimo para camuflarse y evitar el asedio periodístico. Y ese apodo fue Jay Goppingen , Jay, porque así se pronuncia la “J” de Jurgen en inglés, y Goppingen,  porque nació en ese pequeño pueblo cerca de la región de Stuttgart. Jugó en un club amateur llamado Orange County Blue Star, que por aquel entonces disputaba encuentros en la Premier Development League, la cuarta división americana.

El espigado rubio jugó 8 partidos y anotó 5 tantos que sirvieron para clasificar al equipo californiano en Play-Off en la temporada 2002/03. El ex-jugador de LA Galaxy, Robbie Rogers , que tenía 14 años en aquella época, compartió plantel con él y confesó años más tarde que fue increíble entrenar con el crack a esa edad. El plan se ejecutaba correctamente, hasta que un futbolista del Southern California Seahorses le reconoció y,  al verse frustrado por caer derrotado por un gol suyo, contactó con un amigo periodista, el cual, al investigar, descubrió el secreto, y así Jurgen optó por  terminar su periplo en el Condado de Orange. Después de esto, Klinsmann se dedicó a ser Embajador del Mundial de Alemania 2006 en Estados Unidos, y, posteriormente a su carrera como entrenador, llegando a ser seleccionador alemán y estadounidense. Aquel fue el último capricho del astro alemán como jugador.

Los aficionados al “soccer” del Condado de Orange, aún recuerdan la historia del rubio y espigado delantero con cierto acento alemán.

Latest posts by Raúl Morán Casado (see all)

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.