LO ÚLTIMO

Dynamo de Berlín: el equipo de la Stasi

El muro de Berlín, denominado por la Alemania oriental como “muro de protección antifascista” y por el resto del mundo como “el muro de la verguenza”, fue un muro de seguridad que formó parte de la interfrontera alemana desde su su construcción el 13 de agosto de 1961 hasta su definitivo derribo con la unificación de las dos Alemanias en noviembre del 89, separando así la ciudad de Berlín en dos, y a su vez aislándola del Berlín occidental.

La RDA era dominada claramente por el bloque soviético, con costumbres y un dia a dia de sus habitantes con claros tintes comunistas. Su liga de fútbol, conocida como “oberliga” fue la máxima categoría del futbol de la RDA desde su creación en 1949 hasta el año 1990. Equipos como el Lokomotiv de Leipzig, Dynamo de Dresden, Carl Zeiss Jena, Hansa Rostock o FC Magdeburg copaban los lugares de honor de aquel campeonato. incluso haciéndose ver año tras año en competiciones europeas, hasta el punto de llegar, a ser campeones, como el caso del FC Magdeburg que se coronó campeón de la Recopa europea en 1974 frente al todopoderoso AC Milán italiano.

Erich Miekel – Fuente: http://www.dw.com/

Pero entre todos ellos resaltaba un equipo, el Dynamo de Berlín, equipo perteneciente a la Stasi (policía secreta de la RDA). Los equipos en esa época generalmente pertenecían a fábricas, como el FC Carl Zeiss Jena, propiedad de la fábrica de lentes, el Traktor Gross-Lindau, propiedad de una fábrica estatal de tractores o el Turbine Postdam, equipo que pertenecía a una fábrica de turbinas. Algunos otros como los que llevaban delante la palabra vorwarts pertenecían al ejercito, los que llevaban lokomotiv al ferrocarril, o dynamo a la policía en clara semejanza a lo que sucedía en la URSS. En este caso el Dynamo era el ojito derecho del entonces ministro de seguridad del país ,y por lo tanto jefe de la policía, Erich Miekel, que fue en la década de los 30 un hombre afín al régimen soviético liderado por Stalin y una vez acabada la guerra eso le valió para ser un alto cargo del partido comunista en la Alemania oriental.

Miekel era un fanático del fútbol y rápidamente intentó hacer ver al resto de miembros del partido la necesidad de tener en la capital el equipo más fuerte de la liga, al precio “que fuera”. Como en todos los regímenes comunistas el deporte en el país tenía un destacado papel y a la vez servía para que el pueblo no pusiera todo el interés en la situación de su presente. El único equipo que por entonces les hacía sombra era el otro Dynamo, el de Dresden, copando los lugares de honor de la tabla en la primera parte de los años setenta. La solución que propuso Erich Miekel fue sencilla, llamar a filas a los mejores jugadores del Dresden para pasar a engrosar las filas del equipo berlinés, así los de la capital recuperaron la supremacía y lograron ganar 10 campeonatos seguidos, desde el 77 al 88. Árbitros con claras directrices de favorecer al equipo de Berlín, jugadores contrarios “invitados” a no emplearse a fondo y otra serie de irregularidades eran cada vez mas normales en el devenir del campeonato. en un país totalmente enfrascado en la falta de libertad, miedo y oscurantismo todo era posible.

Lutz Eigendorf – Fuente: http://www.diariosdefutbol.com

Caso famoso fue el de dos jugadores del Dresden, que fueron con la selección a jugar una serie de partidos en Argentina con la intención de huir a la Alemania Occidental a la vuelta de la misma, que fueron detenidos en el mismo aeropuerto por miembros de la Stasi y condenados a penas de cárcel, o el mas flagrante de todos, el del talentoso jugador Lutz Eigendorf, fugado a la RFA para jugar con el Kaiserslauten. Problemas con el transfer FIFA le hizo estar durante todo un año parado. Tras varios años jugando entre el Kaiserslauten y el Eintrach de Braunschweig, el 7 de marzo del 1983 fallecía en un accidente de tráfico al estrellar su coche contra un árbol. El informe policial habló de una tasa de alcohol elevada, cosa que negaron tajantemente los amigos que estuvieron con el horas antes del fatal desenlace. En el año 2000 se desclasificaron varios documentos pertenecientes a la Stasi, y entre ellos se encontró uno llamado “tod dem verrater” (maten al traidor) junto al nombre de Lutz Eigendorf.

Aquellos oscuros años tras el muro ya quedaron atrás en en el recuerdo, y ahora todos aquellos equipos que lideraban la oberliga salpican todas las categorías menores del fútbol alemán. Todos menos el RB Leipzig, que ahora causa sensación y pelea los primeros puestos a los gigantes de la bundesliga alemana. Este fútbol politizado y de terror fue muy común en los equipos del este durante los distintos regímenes comunistas. Jugadores adiestrados como soldados con absoluta disciplina militar dieron en algunos casos sus frutos, en otros dejaron tras de si una larguísima estela de sospechas y abusos que en nada favorecieron la noble práctica del deporte tras el muro.

Latest posts by José Raúl Morán (see all)

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.