LO ÚLTIMO

Adriano Leite, el emperador sin corona

Autor: Raúl Morán Casado (13 años)
Adriano Leite Ribeiro (Río de Janeiro, Brasil, 17 de Febrero de 1982) estaba llamado a ser uno de los mejores delanteros de la historia de Brasil. Famoso por su potencia física, velocidad y definición, “El Emperador” tenía un estilo de juego muy similar al que tuvo en su día el gran Ronaldo Nazário. Sin embargo, debido a sus malos hábitos,  no consiguió dejar tanta huella. Hoy vamos a recordar su carrera y el porqué de su declive.

Adriano nació en las favelas de Río, al sudeste brasileño. Tardó en dedicarse al fútbol profesionalmente, ya que ingresó en las categorías inferiores del Flamengo en 1997. Dos años después fue seleccionado para representar por primera vez a la canarinha, en esta ocasión en la categoría sub -17, en la Copa del Mundo en Nueva Zelanda. Ahí fue cuando empezó a deslumbrar, gracias a que lograron ganar el torneo.

Las imágenes pueden estar sujetas a derechos de autor

En el año 2000 debutó con el primer equipo de Flamengo en el Brasileirão. En menos de un año, consiguió que el Inter pusiera sus ojos en él. Fichó por el equipo de Milán y, por su poca madurez futbolística, fue cedido a equipos como Fiorentina y Parma. Anteriormente, en la pretemporada de su primer año en Italia, hizo uno de sus mejores goles como futbolista contra el Real Madrid en el Trofeo Santiago Bernabéu. Un obús increíble a balón parado que fue imposible de parar para Iker Casillas. En ese momento, el Pupi Zanetti encontró al “nuevo Ronaldo” afirmó en varias ocasiones.
El capitán del Inter fue un apoyo fundamental para Adriano en Italia. Decía que a principios de su carrera estaba preocupado por él porque:
Adriano pasó de la pobreza a ganar mucho dinero en poco tiempo, por lo que podía acabar malgastando el dinero.
Con el paso del tiempo, descubriría, muy a su pesar, que tendría razón. En 2004, el equipo neroazzurro le retuvo en sus filas después de que su fama ascendiese meteóricamente. Sus mejores años fueron 2004 y 2005, en los que cosechó títulos como la Copa América, la Copa Confederaciones y con el Inter, la Copa y Supercopa italianas. En colectivo, tuvo su época dorada en 2006 y 2007, consiguiendo levantar en Milán dos Scudettos. En ese año, el Emperador recibió una llamada procedente de Brasil lamentando la muerte de su padre.
Intentó aliviar ese vacío en su interior con alcohol, comida, drogas y malas compañías. José Mourinho tuvo repetidos encontronazos con él, así que decidió volver a casa. Obtuvo con Flamengo su último título, el Brasileirão de 2009, siendo el pichichi de la competición anotando 19 dianas. Posteriormente deambuló sin éxito  por Roma, Corinthians y Atlético Paranaense.
Finalmente se despidió del fútbol en Estados Unidos, donde le dieron de baja por su mal estado de forma, aunque compró acciones del club, llamado Miami United. Actualmente, el ex-interista vive respaldado por el “Comando Rojo”, una banda narcotraficante situada en una favela de Río. Afortunadamente, parece que hay luz al final del túnel, porque pretende volver al fútbol profesional en 2018, aunque ha confesado que sigue bebiendo diariamente.
Aquí concluye la historia de este fenómeno que se acuesta todas las noches pensando que podría haber hecho mucho más de lo que consiguió.

Latest posts by Raúl Morán Casado (see all)

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.