LO ÚLTIMO

La “bomba inteligente”

El 3 de junio de 1997 en Lyon, se pudo ver la que está considerada como la mejor falta de la historia. Fue en un partido amistoso que enfrentó a Francia y Brasil, preparatorio para el mundial de Francia.

Los protagonistas fueron Roberto Carlos, y un esférico que se convirtió en una bomba. El balón estaba a 35 metros de la portería, allí esperando los tan temidos zambombazos del brasileño, esperaba el guardameta francés Barthez. Roberto Carlos cogió bastante distancia, inició la carrerilla con aquellos típicos pasitos cortos que daba, siguió hacia la pelota y con el exterior de su poderosa zurda soltó un trazallo a 137 kilómetros por hora con el que el balón describió una parábola de dentro hacia afuera, para volver hacia adentro y colarse en la portería. Barthez quedó atónito, ante aquel efecto imposible.

 

Juan Gabriel Ruiz García
Sobre Juan Gabriel Ruiz García

Alma mater de esta locura Más artículos

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.